Atención a Clientes
Los productos más vendidos

Lamentamos las molestias.

Realice una nueva búsqueda sobre su interés

Salsas Frutales con Chile

La Salsa de frutas, lejos de su función decorativa o como acompañante de platos dulces y salados, las salsas dulces presentan una gama de posibilidades que estimulan los sentidos del comensal a través de su sabor, aroma y la exquisita sensación visual de sus diversas texturas. Sin importar su consistencia, sea líquida, semilíquida o espesa, o su tipología, fría o caliente, se pueden degustar con frutas, quesos, carnes, pescados, vinagretas para ensaladas y hasta donde la creatividad de las personas les permita experimentar al elaborar una receta con este condimento.

Esta variante dulce de salsas tiene su origen en la época del renacimiento y fue en la edad media cuando se le atribuye a la cocina francesa destacándose la madre de la variante dulce en las salsas, en esta línea se fueron surgieron las salsas agridulces procedentes de China, de la región de Cantón para ser más específicos.

En México, la civilización maya creó diversas formas para elaborar alimentos y bebidas a base de cacao con diferentes productos mexicanos como la miel, el maíz y el chile. Lo que dio como resultado la mezcla de lo dulce con lo picante, dando paso al origen de salsas frutales con chile. El proceso de preparación de las salsas dulces a base de frutas es más extenso que los demás ya que las frutas deben lavarse y llevar a cocinar a fuego muy bajo para obtener una cristalización de la fructuosa de las frutas para cuando se fusione con el chile.

salsas frutales con chile

Salsa frutales con chile en la cocina

Las salsas frutales con chile son una forma diferente de salsa para la comida que han venido a revolucionar los paladares más exigentes. Van desde combinar chile morita con zarzamora, haciéndola muy versátil ya que se puede acompañar con una variedad de platillos, como pueden ser quesos curados o cremosos, foie gras, pasando por platos fuertes como un filete mignon con setas, hasta terminar con postres como ponerle por encima a un pay de queso; La salsa de tamarindo con chile morita para acompañar una Lobina o Rib-eye: o una salsa de mango con chile habanero para acompañar mariscos como un ceviche o para hacer unas alitas de pollo.